#ComunicaciónValiente #ComunicaciónconValores

#PeriodistasValientes #PeriodistasconValores

 

Desde aquí nuestro profundo reconocimiento a los medios de comunicación que están peleando por arrojar luz en un momento de ruido incesante, de incertidumbre y de pocos recursos. Un aplauso generalizado a todos los periodistas, del medio que sean y de prensa impresa, radio, televisión, internet que duplican su esfuerzo, su entrega y su compromiso por cuidar un bien público e imprescindible: la información veraz.

 

Si hay algo que se está consumiendo más que las mascarillas y el gel hidroalcohólico durante el largo confinamiento en el que nos ha metido el coronavirus es la información. La audiencia de informativos en radio y televisión alcanza nuevas cuotas y crecen los lectores de prensa, en sus diversas modalidades y a través de diferentes canales y soportes, especialmente en su versión digital.

Quizá no más que nunca, pero sí más que antes, tenemos la necesidad de estar permanentemente informados, aunque esa información genera angustia a una parte importante de la audiencia. Además, se ha empezado a producir cierta fatiga por la sobreabundancia de información. Por ello es más necesaria que nunca una información precisa, creíble y que aporte valor.

Pero los medios no atraviesan su mejor momento. A pesar de que muchas empresas han reforzado su esfuerzo publicitario, en una clara apuesta por la siempre necesaria información en situaciones de urgencia, no ha sido suficiente. Los informadores, con redacciones mermadas por ERTES, se multiplican en mil frentes intentando cubrir todas las necesidades. Muchos de ellos poniendo en peligro su propia salud y la de los suyos. Para ellos no hay aplausos a las ocho, ni hoteles que los mantengan aislados y les eviten contagiar a su familia al volver a casa. Unos valientes, sin duda.

Equipos escuetos de profesionales que dan la cara cada día, desde su ordenador, en pequeños estudios de radio improvisados en un rincón de casa o saliendo captar las imágenes imprescindibles para un informativo en la televisión, cambiando drásticamente su forma de trabajar a pesar de la limitación de movimientos. Forrar de plástico los micrófonos, hablar con mascarillas mientras la vida, silenciosa, se manifiesta por detrás; buscar imágenes en las calles vacías, en las empresas vacías, en las salas de prensa vacías. Todo ello haciendo el duelo de familiares, amigos y colegas que han perdido la vida en este durísimo tiempo de desolación y sin abrazos.

La información se fortalece al mismo tiempo que se mantiene en la cuerda floja en un momento de enorme incertidumbre y, sobre todo, con tanto ruido. Los memes, los bulos, las manipulaciones… todo quiere hacerse un hueco en medio de unas circunstancias que antes nadie había vivido y en las que medios y periodistas se han adaptado con una flexibilidad que merece admiración y respeto.

El ejercicio de unidad de los periodistas, al abanderar la batalla por la transparencia y exigir unas reglas de juego claras para preguntar libremente al gobierno, los puso en el foco de atención, y pasaron a ser noticia, reivindicando el periodismo como derecho fundamental y, la información como servicio público esencial.

Por todo ello, desde esta ventana, queremos hacer un homenaje a los periodistas que nos informan cada día, cada hora, minuto a minuto, en jornadas de una intensidad que sabemos extenuante.

Medios de comunicación y periodistas, este colectivo que trabaja para una sociedad golpeada por la improvisación, la falta de certezas y el miedo, y se esfuerza por mantener la esperanza en medio del sufrimiento. Se merecen sin duda el aplauso de todos los que conformamos el sector de agencias de comunicación.

 

Entrevista a Manuel de Luque (Anuncios)

Entrevista a Eduardo Segovia (Bolsamanía)

Entrevista a Alicia Miguel (Funds Society)

Entrevista a Juan Manuel Urraca (Capital Radio)

Entrevista a Daniel Campo (El Publicista)

Entrevista a Ana Egido (IP MARK)

#EmpresasValientes #EmpresasconValores

 

Todos los ingredientes alineados en la adversidad: Alarma sanitaria. Incertidumbre. Paralización. Confinamiento. Miedo. Factores que han requerido una respuesta sin precedentes. Donde cada paso es un aprendizaje forzado. Y donde las empresas, de diferentes tamaños y sectores, han dado más sentido que nunca a sus valores y propósitos.

Una respuesta que ha sido inmediata y sorprendente en las compañías que más de cerca han experimentado la pandemia. Compañías del sector sanitario, laboratorios farmacéuticos y distribuidores en una carrera por asegurar los suministros básicos. Combinando estos esfuerzos con programas de donaciones e iniciativas solidarias, mientras se aceleraba la colaboración y los recursos para investigar vacunas y tratamientos contra la pandemia. Grandes nombres de compañías locales y multinacionales. La lista de ejemplos sería interminable.

En esta primera línea, se suman las empresas de alimentación que ven afectada toda su cadena de valor, sometida a una prueba sin precedentes. Asegurando el suministro de productos para la población general. Y suministrando productos a hospitales y residencias de mayores. Necesidades básicas que se han compatibilizado con proyectos de acción social cubriendo necesidades en todos los terrenos. Donde comparten espacio también grandes compañías de referencia con empresas más pequeñas que aportan soluciones sorprendentes y creativas

Innovadoras respuestas para ayudar que las empresas han extendido en diferentes direcciones. Compañías de telecomunicaciones reforzando servicios para garantizar la conectividad. En casa y en centros sanitarios nuevos como Ifema en Madrid. Compañías y organizaciones del sector Movilidad cediendo sus vehículos al personal sanitario.. Centenares de empresas que modifican su actividad para fabricar lo que es esencial ahora, desde empresas de perfumería y belleza con geles hidroalcohólicos a marcas de automoción que fabrican respiradores o  marcas de moda y decoración que proveen de batas y textiles a los sanitarios y residencias.

Y también empresas que cubren las necesidades prácticas y emocionales de sus clientes y ciudadanos. Ayudando a concienciar sobre las medidas para luchar contra el contagio, animando a estar activos en casa, flexibilizando pagos, aportando herramientas que facilitan el trabajo y la educación de los niños o simplemente proporcionando entretenimiento y evasión; incluso ilusionando y preparando para un futuro positivo.

Son solo algunas referencias de sectores empresariales que han reaccionado para dar una respuesta diferente e imprescindible. Iniciativas que requieren de valentía para hacer y para movilizar. Para comunicar dentro y fuera de las organizaciones sin estridencias. Asumiendo que la verdadera reputación, el verdadero sentido del propósito de las organizaciones, tiene que construirse sobre pilares sólidos. Sobre valores y hechos. Por eso, nuestro tributo a las empresas valientes. Y a la comunicación valiente. Porque compartir esa base, esa esencia, va a ser determinante para salir adelante.

 

Entrevista a Pablo Talavera (UCB)

Entrevista a Bernardo Hernández (Verse)

Entrevista a María Luisa Chacón (P&G)

Entrevista a Elena Gris (Hyundai Motor España)

Entrevista a Carlos de la Iglesia (Microsoft)

#ComunicadoresValientes #ComunicadoresconValores

 

APLAUDIMOS DE FORMA MUY ESPECIAL A LOS PROFESIONALES DE LA COMUNICACIÓN Y LAS RELACIONES PUBLICAS

PORQUE ESTÁIS GARANTIZANDO UNA COMUNICACIÓN VALIENTE, PROFESIONAL, CON RIGOR, CON VALORES

QUE SERÁ DETERMINANTE PARA LOGRAR LA RECUPERACION

UNA VALENTÍA QUE UNE A TODOS LOS QUE MUEVE LA COMUNICACIÓN DESDE LAS EMPRESAS O DESDE LAS AGENCIAS DE COMUNICACIÓN, TANTO DIRECTIVOS COMO EJECUTIVOS, CREATIVOS O REDACTORES

UNA UNIÓN QUE SUPONE NUESTRO PRINCIPAL ACTIVO PARA SALIR ADELANTE

NUESTRO RECONOCIMIENTO Y ADMIRACIÓN A TODOS VOSOTR@S

 

La Covid19 será recordada como la situación de crisis que todo profesional de la comunicación contemplará siempre en sus protocolos de actuación en el futuro.

Una situación disruptiva, sin precedentes a nivel global. Con una afección dramática en las personas, en sus familias y amigos, en las empresas, en las instituciones públicas, en definitiva, en toda la sociedad. Un enemigo sin cara, a quien culpabilizar, que se adelanta a las decisiones de las empresas o los gobiernos, y que ha entrado directamente en nuestras vidas y nos obliga a tomar decisiones casi inmediatas con efectos directos en todas las personas.

Por ello, tan importante es gestionar y tomar estas decisiones como explicarlas adecuadamente a todos los grupos de interés. Y es aquí donde los profesionales de la comunicación, tanto en el ámbito de las agencias de comunicación y relaciones públicas como en los departamentos de comunicación de las empresas, estamos jugando un papel muy relevante, casi vital.

Porque la comunicación no sólo se convierte en una necesidad en una situación como la actual, sino que es el único medio para mantener un canal abierto, transparente y efectivo con todos los públicos, sean internos o externos.

Somos los profesionales de la comunicación y las relaciones públicas los que tenemos la responsabilidad de articular este proceso. Y lo estamos haciendo con profesionalidad, con rigor, con valentía. Adaptándonos en tiempo real a cada situación. Sujetos en muchos casos a la incertidumbre empresarial y laboral. Y manteniendo una conciliación personal, familiar y profesional que lo hace más complejo si cabe.

Todos y cada uno de los profesionales que formamos parte de este sector estamos dando lo mejor de nosotros mismos para dar más sentido que nunca a los valores y propósitos.

Todo nuestro reconocimiento y admiración a todos los equipos de las agencias miembros de ADECEC y al resto de agencias, así como a los profesionales de la comunicación y dircoms que desempeñan su labor en el entorno de las empresas. Sois vosotr@s los que -sin duda- estáis promoviendo una comunicación valiente, una comunicación profesional, con valores, que será determinante para lograr la recuperación de nuestro país.

 

Manifiesto #ComunicaciónValiente #ComunicaciónconValores